viernes, 31 de julio de 2015

Tierra

"La naturaleza es grande en las 
cosas grandes, más es grandísima 
en las cosas diminutas"

Bernardín de Saint-Pierre

Pocas personas saben cómo son los árboles y plantas de los que proceden los frutos que consumimos. Acostumbrados a comprar la verdura y la fruta empaquetada en el supermercado, nos perdemos el espectáculo del crecimiento y la maduración de los bienes de la tierra.

En la ciudad, el contacto con la tierra se reduce a unos pocos parques y a las flores y plantas que tenemos en casa. Estos pequeños oasis de vida natural son extremadamente importantes. Quien ha trabajado en el campo es consciente del caudal de vida que habita en un puñado de tierra.

Tal vez la tierra con la que llenamos las macetas no contenga los pequeños habitantes que surcan un campo de labranza, pero es igualmente estimulante trabajar con ella. El solo hecho de sentir la humedad de la tierra en las manos y su olor intenso nos conecta nuevamente con la madre naturaleza.

Es importante tener plantas y flores en casa. Es mejor plantarlas nosotros mismos -podemos adquirir semillas y bulbos de nuestra especia preferida- y gozar del espectáculo de su nacimiento y floración. De esta manera, estableceremos una relación mucho más directa con ellas que si las compramos ya crecidas. Nos sentiremos padres de un remanso de vida y armonía que embellece nuestro hogar.

Imagen de la página GeoBlog

Sugerencia: Si tienes niños, propónles que pongan un boniato o hueso de aguacate en un recipiente con agua. En pocos días asistirás a la experiencia profunda del despertar de la naturaleza.


Para saber más

* Claude aubert. El huerto biológico. Integral, 1999.
* Marie-Luise Kreuter. Jardín y Huerto biológicos. Mundi-Prensa, 1994.

...

En mis sueños se encuentra, en un lugar privilegiado, una pequeña pero acogedora casa, rodeada de tierra donde tener un pequeño huerto y un jardín... plantar, transplantar, ver día a día los cambios y progresos de las plantas, disfrutar de la sombra y la presencia de los árboles... son pequeños placeres que sin embargo nos proporcionan grandes disfrutes si sabemos verlos y valorarlos.

Os propongo otras plantas muy interesantes para tener en casa y sobre todo, para que los niños puedan observar el proceso y mimarlas todos los días:

- Algunas Kalanchoes producen pequeñas plántulas en sus hojas que enraizan casi en cualquier sitio sin intervención alguna, así que en una macetita con un poco de tierra y mimo, pronto se convertirán en plantas.

- Chlorophytum: se trata de una planta de hojas acintadas, con franjas verdes y blancas o color crema, muy extendida y muy agradecida. Produce hijuelos al final de unos largos tallos. Éstos también enraizan con mucha facilidad. Además se trata de una planta que mejora la calidad del aire del lugar en donde se encuentre.

Seguro que sabéis alguna más, así que podéis dejarme un comentario y contar vuestra experiencia.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó?, si es así, comenta y comparte. ¡Gracias por tu visita!.