sábado, 10 de junio de 2017

2 minute walk clean

Este blog no es solamente de Yoga. Tal vez fuera su temática principal, pero desde luego no la única. El Yoga engloba una forma de ser, de pensar, de proceder... una filosofía de vida (o por lo menos, así debería ser). El Yoga debe estar basado en unos principios básicos con respecto a la conducta a la propia persona y a la conducta ética con respecto a las relaciones con los demás y con el entorno que nos rodea. Estos son los Yamas y Niyamas. A saber:

Yamas: Ahimsa (no violencia, no hacer daño, respeto a la vida), Asteya (no robar, no pretender ser o aparentar), Satya (no mentir, decir la verdad, mantener la pureza y la sabiduría), Brahmacharya (evitar el desgaste innecesario de energía), Aparigraha (desapego, no acaparar, no quedarse atrapado por las pasiones).

Niyamas: Saucha (pureza en nuestro comportamiento, limpieza del cuerpo), Santosha (sentirse satisfecho, estar en paz contigo mismo, estar contento), Tapas (disciplina, resistencia, crear el fuego o calor que transmuta), Svadhayaya (autoconocimiento, ser consciente de uno mismo, estudio de los textos espirituales), Ishvarapranidhana (amor, respeto y entrega a la sabiduría universal).

Estas "traducciones" vendrían a ser algo tremendamente breve y se podría hablar largo y extenso sobre ello, pero no es lo que he venido a contar en esta entrada. Sólo lo hago a modo de introducción y aclaratorio del porqué de esta entrada, que pretendo que sea una especie de nueva sección o movimiento en el blog.

Pues bien... ante todo y sobre todo siempre he intentado e intento ser una persona fiel a mis principios, respetando personas y entorno, enseñando a mi hijo a ser mejor persona cada día y manteniendo conductas que ayuden a que el planeta Tierra (nuestro hogar) sea un futuro para nuestros hijos y próximas generaciones. ¡Ardúa tarea!, bien es cierto. Muchos me miran raro... pero ya desde bien jovencita me sentí en muchas ocasiones "perro verde" u "oveja negra", crecí con ello, lo acepté y hoy por hoy me siento orgullosa de ello.

Si pretendes realizar un cambio en tu entorno, hay muchas y consabidas frases con las que te puedes encontrar: de algo hay que morirse, eso debería arreglarlo el gobierno, tan malo no puede ser que lo venden, para eso está el reciclaje, tíralo al suelo y no le quites trabajo a los de la limpieza, por un poco de azúcar no pasa nada, etc. (y cualquier frase más que se te ocurra y hayan llegado a tus lindos oídos). De hecho, te invito a poner en comentarios frases lapidarias con las que te hayan "halagado".

El nacimiento de mi hijo me llevó a una especie de revolución con respecto a mi forma de actuar en esta sociedad: crianza (teta, nada de papillas, criarlo en brazos, piel con piel, colecho...), alimentación (comida procesada, azúcar, chucherías), ética y comportamiento hacia uno mismo, hacia los demás y con respecto al entorno. Pero una vez que estás en este camino pueden pasar dos cosas, o bien te hartas de lugar contra molinos o continúas en la brecha porque ante todo y sobre todo lo suyo es actuar con respecto a tus principios y tener la conciencia tranquila sabiendo que lo estás haciendo lo mejor que puedes cada día. Y... aunque a veces no llegas a creértelo, que tal vez en tu entorno y con el ejemplo, esto pueda conllevar algún cambio más y en otras personas.

Todo esto nos llevó, a mi chico y a mí, a reinventarnos a nosotros mismos. A la búsqueda de la forma de ganarse la vida honradamente, con una boca más que alimentar (pequeña, pero que cada vez precisa de más), pero a la vez, que fuera fiel a nuestra filosofía de vida y que fuera nuestra pasión dentro y fuera de la vida profesional. Así nació 4eco Sant Vicent (en aquel momento la octava tienda en España de la primigenia y original 4eco, con productos de limpieza ecosostenibles y a granel).

Esto sólo lo comento porque, una vez dentro del proyecto, comenzamos a ver a nuestro alrededor (clientes, visitas, empresas y más allá), dobles y tercercas morales... y el sentimiento de luchar contra molinos o calamares marinos gigantes fue en aumento (y continúa creciendo). Bien es cierto, que en contrapartida siempre encuentras personas como tú que luchan, contra viento y marea, por hacer de este mundo un lugar mejor.

Con esto creo que ya puedo dar por acabada la parte introductoria de esta entrada y, si has llegado hata aquí, quiero darte las gracias. Ya puedo ir directamente al grano: se me rompe el alma cada vez que llevo al colegio a mi hijo, cada vez que paseo con mi perro, o cada vez que salgo al parque o a la calle y veo las conductas deplorables, irrespetuosas e incívicas. Cuántas personas se escudan en el consabido "reciclaje" y lo dan ya todo por hecho, mientras siguen llenando los bolsillos de las multinacionales que les hacen directamente responsables de los residuos generados. Cuando estos mismos macro gigantes son los que deberían cambiar sus políticas de fabricación y deberían soportar impuestos por utilizar materiales derivados del petroleo (o mejor directamente que los gobiernos prohiban utilizar estos materiales)... entre otras cosas. Sin embargo, esta sociedad en general, es capaz de consumir cualquier cosa por mucho tóxico o derivado del petróleo que lleve (porque es mejor no querer ver y no querer saber), pero sin embargo desconfía enormemente de cualquier producto que se presente como natural, ecológico o ecosostenible... (sobre esto estaba preparando una entrada que no sé cuando verá la luz).

Y así, llegamos a la parte que promueve grandes masas de dinero con unas impresionantes campañas de marketing, a saber... consume por lo menos 2 litros de agua todos los días, el zumo o batido aporta a tu hijo vitaminas y minerales imprescindibles para su crecimiento (muchos de ello "zero" para que tu conciencia esté más tranquila), bebidas energéticas para recuperar el ritmo y la vitalidad en tu día a día, bolsas plásticas de todos los tamaños y colores para que no tengas que preocuparte de llevar tus propias bolsas (que ahora pagas en muchos comercios y que, además de pagarles, les haces publicidad gratuíta... bueno  mejor dicho, les pagas por hacerles publicidad)... ¿y dónde acaban la inmensa mayoría de los envases?. Pensaréis que en la basura o en los contenedores de reciclaje... pero no... la inmensa mayoría acaban abandonados en calles, campos, mares, etc. Greenpeace, con motivo del Día Mundial de los Océanos, hace bien poco, informó que diariamente el equivalente a 200 camiones llenos de plástico acaba en el mar. Si esto ya no es de por sí lo suficientemente preocupante, ahora también sabemos que los microplásticos están acabando con la vida en los oceános y que vuelven diariamente a nuestras mesas... porque aunque lleguen a los oceános, vuelven a nosotros como si de un boomerang se tratase (os invito a ver el programa de La Sexta: La era del plástico).

Tras ver el programa y harta de ver las calles como si fueran un estercolero, uno de estos días paseando con mi perro, me dediqué a hacer fotos a lo que encontraba a mi paso en mi paseo de unos 300 metros de ida y vuelta (en Mutxamel - Alicante)... y esto fue lo que publiqué en redes:


Porque tal vez los servicios de limpieza diariamente se ocupan de limpiar las calles principales de pueblos y ciudades, pero fuera de esas calles... la basura se amontona porque indiscriminadamente preferimos tirarla al suelo, que buscar una papelera o dejarla en nuestro coche, bolso o bolsillo hasta que encontremos un contenedor o similar.

En estos días también conocí el movimiento 2minutebechclean al que os animo a sumaros siempre que podáis. Justamente preparando esta entrada también he conocido la iniciativa promovida por Ecoembes Libera 1m2 por la naturaleza, que se llevará a cabo el próximo 17 de Junio y al que, por su puesto, también os animo a participar.

Personalmente hoy he vuelto a recoger algunos envases... he comenzado por algunos... los llevaba en las manos para tirarlos al contenedor amarillo... pero tras llegar y arrojarlos a su interior, he continuado y los he ido acumulando. A partir de ahora me llevaré una bolsa grande de tela para ir haciéndolo. Esto es lo que he recogido en un momento de paseo.

En el cuadrado pequeño de la esquina inferior derecha, podéis ver los primeros envases recogidos  

He llegado a casa indignada (como siempre) pero decidida a continuar con mi recogida. Y por ello he pensado que está muy bien irse a la playa y recoger plásticos o dedicar un día a la recogida de basura, pero yo quiero ver mi entorno limpio en mis paseos, y si eso conlleva recoger y dar ejemplo, pues lo haré ... así que he pensado en un "2 minutos paseo limpio" o "2 minutos a pie limpio" que sería la traducción literal de 2 minute walk clean que me propongo mantener y al que os invito a uniros.

Aunando mi publicación en facebook del día de ayer 9 de Junio...


...con la foto de lo recogido hoy en mi paseo... he confeccionado este "cartel":

Mi reto, mi invitación: utilizar 2 minutos de paseo de vuestro día a día (¿qué son 2 minutos en comparación con los 1440 minutos del día?) a limpiar vuestro entorno y a compartirlo con el hastag #2minutewalkclean


1 comentario:

  1. Un gran articulo, comentaros que en Terrassa tenemos nuestra tienda fisica donde podeis comprar gran material para la realización de yoga, asi como minerales àra tu proteccion tambien tenemos tienda online http://samsarasia.com/

    ResponderEliminar

¿Te gustó?, si es así, comenta y comparte. ¡Gracias por tu visita!.